Ni en la calle, ni amarrados.. ¡Perros en casa seguros!

Actualizado: 17 de mar de 2019




¿Por qué hacemos esta campaña?

Las experiencias de Sociedad Humanitaria indican que es muy posible que el 80% de los perros y gatos que están en la calle tienen un dueño que los reclama como suyos pero les permite vagar libremente en la calle. 

Los perros y gatos encuentran muchos riesgos al estar en la calle sin supervisión y sin acatar la normativa vigente de poner collar y correa. Estos riesgos incluyen accidentes automovilísticos, crueldad, enfermedades y extravíos.  La presencia de mascotas en la calle también supone riesgos para el ser humano como la contaminación por heces, accidentes a motos y ciclistas y dispersión de basura, entre otros. 

Las mascotas sin correa también suponen un riesgo para la vida silvestre. No sólo pueden cazar especies endémicas y alterar los ciclos, también pueden alterar su comportamiento, comprometer las tasas de supervivencia e incluso desplazar especies como resultado del hostigamiento de recreacionistas y sus mascotas.

Por lo anterior, Sociedad Humanitaria considera que es de suma importancia informar y sensibilizar al público sobre este tema y todo lo que conlleva para que sean ellos, el público, quienes con sus propias acciones (no permitiendo a sus mascotas vagar) mejoren la situación que se vive en Cozumel con el problema de Perros y Gatos callejeros. 



Peligros y riesgos que pasa un PERRO Y GATO en la calle:

-Atropellamiento: Es un riesgo común. Al estar en la calle muchas veces se atraviesan sin fijarse por estar jugando, por huir de algo que les causa miedo, por perseguir a hembras en celo o buscar machos.  En muchos de los atropellamientos los perros y gatos terminan muertos, con fracturas múltiples por las cuales deben de ser dormidos… en el mejor de los casos terminan con raspones o heridas que luego se pueden infectar al no ser tratadas y poner en riesgo su vida.  



-Accidentes

Los gatos en especial pueden meterse a lugares que no deberían y se hacen daño con punzocortantes, mallas, rejas y otro tipo de materiales como láminas y clavos. También nos ha pasado con perros, ya va un perro y un gato que atendemos que se empalaron en rejas por estar saltando de techo a techo. El perro se desgarró todo el abdomen y corrió media cuadra arrastrando los intestinos hasta que quedó en Shock y ahi mismo en la calle lo pusimos a dormir. 

-Peleas

Son muy comunes en perros y gatos no esterilizados. Cuando hay una hembra en celo en la calle es capaz de atraer a muchos machos que se reúnen alrededor de ella y pelean por montarla. Pueden quedar mal heridos. Doggy un chihuahua que rescatamos perdió el ojo en una de estas peleas y estuvo sin atención veterinaria por 3 días hasta que lo encontramos.  También es posible la pelea con animales silvestres, por ejemplo perros con jabalíes. Hemos recibido varios reportes y tratado a mas de 8 perros durante el año que se reportaron como “macheteados” en el área de Fincas y Ranchitos, pero que en realidad, al ver las características de las heridas, nos dimos  cuenta que eran hechas por jabalíes. También puede haber peleas entre perros y gatos. 

-Estrés

La calle tiene muchos riesgos, otros perros, carros, muchos ruidos y movimientos y eso hace que los perros y gatos estén constantemente alertas y en modo de supervivencia, lo que aumenta sus niveles de estrés y los puede convertir en poco sociales, peligrosos, o hacerlos vulnerables al bullying por parte de otros perros y gatos mas dominantes del área.  Se puede desarrollar inmunodepresión por el estrés y de esta manera las mascotas son susceptibles a desarrollar enfermedades con mayor facilidad como la sarna demodex. 

-Crueldad y maltrato

Triste pero real, los envenenamientos son comunes en nuestra comunidad y esa es una forma de maltrato y crueldad. Pueden ser pateados, golpeados con palos, atropellados a propósito, macheteados por vecinos, están expuestos a que por maldad o ignorancia les den alimentos o bebidas que les hagan daño.  Es importante recalcar que estas acciones están penadas por la ley mas no se cuenta con mecanismos adecuados para darles seguimiento.